6 ago. 2012

Cómo afrontar la muerte de un ser querido (el duelo)


Todos sabemos lo duro y doloroso que puede llegar a ser perder a un ser querido, algunas personas pueden llegar a sentirse muy decaídos anímicamente por no haber pasado más tiempo con esa persona, por haber tenido discusiones o enfrentamientos sin importancia o no haber expresado sus más sinceros sentimientos a esa persona como mostrarle que era un buen amigo/a, padre/madre o persona. Con tal de poder afrontar la muerte de un ser querido y pasar la fase de duelo consideramos que es necesario explicar en un primer momento en que consiste el duelo, sus reacciones más habituales y una serie de recomendaciones o consejos para poder sobrellevar la pérdida de la manera más equilibrada posible.

El duelo es un proceso (de 1 a 3 años) de adaptación a la nueva situación, supone ponerse en contacto con el vacío que ha dejado la pérdida, valorar la importancia y soportar el sufrimiento que conlleva. Podemos decir que hemos resuelto el duelo cuando somos capaces de recordar al fallecido sin sentir dolor, cuando podemos vivir sin esa persona y podemos centrarnos en el ahora.

Las reacciones habituales que se tienen después de la pérdida de un ser querido son las siguientes:

Sentimientos: negación, insensibilidad, rabia, miedo, culpa, soledad, alivio, sensación de oír o ver al fallecido, ambivalencia y cambios de humor.
- Sensaciones corporales: náuseas, palpitaciones, opresión en el pecho, nudo en el estómago, dolor de cabeza, pérdida del apetito, insomnio, fatiga, sensaciones de falta de aire, punzadas en el pecho, temblores...
Comportamientos: llorar, suspirar, buscar y llamar al fallecido, querer estar solo, soñar o tener pesadillas, dormir poco o en exceso, falta de concentración…

A continuación aportamos una serie de consejos y recomendaciones para que puedas sobrellevar de la mejor forma el duelo. 

1) Date permiso para estar en duelo, necesitado, vulnerable… El momento de que te duela es ahora, no tengas miedo de sentir dolor, ni trates de esconderlo, debes darte permiso para sentirte mal y acostumbrarte a que por un tiempo las cosas serán diferentes, estarás más distraído y tendrás que cambiar algunas costumbres.

2) Deja sentir dentro de ti el dolor, siente y expresa las emociones que surjan, no te hagas el fuerte, no lo guardes todo para ti, con el tiempo el dolor disminuirá.

3) Date tiempo para sanar, el duelo suele durar entre 1 y 3 años, estate preparado/a para las recaídas. El momento más difícil suele presentarse a los 6 meses de la muerte del fallecido, cuando los demás comienzan a pensar que ya deberías estar bien.

4) Sé paciente contigo mismo/a, las emociones aunque sean intensas son pasajeras, se amable contigo mismo/a.

5) No tengas miedo de volverte loco/a, las emociones intensas son reacciones normales después de la muerte de un ser querido.

6) Aplaza las decisiones importantes, seguramente ahora no puedas pensar con suficiente claridad.

7) No descuides tu salud ya que estas más suceptible de sufrir enfermedades.

8) No te automediques, tomar medicamentos para no sentir puede cronificar el duelo, recuerda que debes sentir el dolor y afrontarlo, no taparlo.

9) Busca y acepta el apoyo de otros, dale la oportunidad a los demás de que estén a tu lado, lo necesitas… No debes esperar su ayuda, sino pedirla, ellos no saben muy bien como deben ayudarte ni lo que necesitas, así que será mejor que tú decidas.

10) Date permiso para disfrutar, no te sientas mal por reírte o hacer bromas, tienes todo el derecho y eso te ayudará, no es ningún tipo de desprecio a tu ser querido.

11) Cuenta lo sucedido y narra la muerte, esto favorece la expresión de los sentimientos y la no evitación.

12) Tareas y rituales, realiza ejercicio físico, realiza un acto significativo para el fallecido en forma de despedida.

13) Escribe una carta con todo lo que le dirias a esa persona, eso te ayudará a liberarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario